Revista de Direito do Trabalho - Ed. Especial

6. El Impacto de La Digitalización Del Mercado de Trabajo En La Salud Mental de Los Trabajadores - 5. La Conciliación Y La Salud Del Trabajador Ante La Cuarta Revolución Industrial

Entre no Jusbrasil para imprimir o conteúdo do Jusbrasil

Acesse: https://www.jusbrasil.com.br/cadastro

Autor:

SILVIA FERNÁNDEZ MARTÍNEZ

Investigadora Postdoctoral en el Área de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Alcalá de Henares (España). Doctora en Derecho del Trabajo por la Universidad de Bérgamo (Italia). fernandez.martinez.silvia.19@gmail.com

Sumário:

Área do Direito: Trabalho

Resumen:

Los problemas de salud mental, tanto los psiquiátricos como los psicológicos, pueden tener su origen en el trabajo. En particular, la introducción de las NTIC (Nuevas tecnologías de la información y de la comunicación) en el mercado de trabajo ha provocado el aumento de la difusión de los riesgos psicosociales, en particular del estrés laboral, que, en este caso, se denominaría tecnoestrés. Cuando la exposición a los riesgos psicosociales se produce durante periodos prolongados de tiempo puede dar lugar a enfermedades mentales, tales como la depresión. Además, incluso cuando dicha exposición no se traduce en una patología psiquiátrica o psicológica, es susceptible de afectar de manera negativa al bienestar del trabajador. Es por esto por lo que se considera que la normativa de Seguridad y Salud en el trabajo debería evolucionar desde una perspectiva preventiva hacia otra más amplia, dirigida a promover el bienestar del trabajador para poder hacer frente a los nuevos riesgos para la salud mental de este, derivados de la digitalización del mercado de trabajo.

Abstract:

Mental health problems, both psychological distress and mental disorders, may have their origin in work. In particular, the introduction of New Information and Communication Technologies in the labour market has led to an increase in the incidence of psychosocial risks, particularly work-related stress that in this case would be called technostress. When the exposure to psychosocial risks occurs for prolonged periods of time can lead to mental disorders such as depression. Furthermore, even when that exposure does not translate into a psychiatric or psychological disorder, it is likely to negatively affect the well-being of the worker. This is why it is considered that Occupational Health and Safety regulations should evolve from a preventive perspective to a broader one, aimed at promoting workers’ wellbeing in order to cope with the new risks to workers’ mental health arising from the digitalization of the labour market.

Palabras Clave: salud mental, digitalización, riesgos psicosociales, estrés laboral

Keywords: mental health, digitalisation, psychosocial risks, work-related stress

1. Relación entre salud mental y trabajo

La 1 definición 2 de salud utilizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el Preámbulo de su Constitución, adoptada por la Conferencia Sanitaria Internacional celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946, y firmada el 22 de julio de 1946 por los representantes de 61 Estados, es la más importante e influyente en la actualidad. Para la OMS, “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Tal y como puede apreciarse, el referido Organismo reconoce que el concepto de salud incluye la dimensión mental y, además, la coloca al mismo nivel de la dimensión física y del bienestar en general.

Más adelante, en el año 2001, la OMS elabora un concepto específico de salud mental 3 definiéndolo como “el estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”. A pesar de que el porcentaje de fallecimientos relacionados con problemas de salud mental no es muy elevado, estos son la causa del 4,1% de las muertes en todo el mundo, y representan casi el 10% del total de enfermedades, en particular aquellas crónicas 4 .

En el año 2012, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó un estudio sobre los mitos y las realidades que existen en torno al concepto de salud mental en el trabajo. Este informe distingue entre trastornos psicológicos (psychological distress) y trastornos o enfermedades mentales (mental disorders), pero considera que ambos entran en el concepto de salud mental 5 . Los trastornos psicológicos son aquellos cuyos síntomas no reúnen los requisitos necesarios para ser diagnosticados como un trastorno o enfermedad mental según los sistemas de clasificación psiquiátrica. Si bien su gravedad respecto de los psiquiátricos es menor, se trata de un fenómeno cada vez más extendido que puede afectar a cualquier persona en cualquier momento de su vida.

Por su parte, los trastornos mentales son aquellos que sí cumplen con los requisitos establecidos por parte de la Psiquiatría. Si bien su impacto en la capacidad de las personas es mayor, afectan a una fracción menor de la población adulta. La mayoría de ellos son moderados mientras que aquellos severos son relativamente raros. Los más graves serían, por ejemplo, la esquizofrenia, los trastornos de bipolaridad, la psicosis o la depresión grave. Entre los trastornos mentales menos graves se encuentran la ansiedad y la depresión, entre otros. En los casos de mayor gravedad, los trastornos mentales pueden dar lugar al reconocimiento de una discapacidad, pero, en la mayoría de los casos, esto no llegará a producirse.

Un reciente estudio elaborado por la OCDE, en colaboración con la Unión Europea (UE), apunta que los problemas de salud mental, tales como la depresión o los trastornos de ansiedad, afectan a 1 de cada 6 personas en el espacio de dicha UE 6 . Este informe estima que, además del impacto negativo en el bienestar de las personas, el coste total de los problemas de salud mental alcanza los 600 billones de euros en los 28 países de la Unión.

Uno de los ámbitos en los que las enfermedades mentales tienen un impacto más negativo es en la capacidad laboral de las personas que las padecen. La tasa de ocupación de las personas con enfermedades mentales está en torno al 55-70%, es decir, entre un 10 y un 15% menos respecto a las personas que no padecen este tipo de trastornos. Además, a pesar de que la mayor parte de ellas quieren trabajar, no logran encontrar un empleo, motivo por el cuál sus posibilidades de ser desempleados se multiplican. El padecimiento de una enfermedad mental también aumenta las probabilidades de que los trabajadores vean reducida su productividad, bien porque son más propensos a ausentarse del trabajo por problemas de salud (un 32% frente al 19% del resto de los trabajadores), bien porque, cuando lo hacen, es más probable que permanezcan ausentes durante periodos prolongados de tiempo (una media de 6 días de ausencia frente a los 4,8 días del resto de trabajadores) 7 .

Tal y como puede apreciarse, los problemas de salud mental generan tanto costes directos como indirectos para la sociedad. Además de los costes directos para los sistemas de Seguridad Social en razón del gasto derivado de las prestaciones por desempleo, de incapacidad temporal o permanente y de las pensiones por discapacidad (170 billones 8 ); y del gasto sanitário (190 billones), las enfermedades mentales también implican costes indirectos. Entre estos se encuentran los derivados de la reducción de la productividad o del gasto que implica para el empresario la búsqueda y formación de una persona que sustituya al trabajador que se ausenta del trabajo por problemas de salud mental. De hecho, la mayoría de los costes asociados a los problemas de salud mental derivan de las bajas tasas de ocupación y de productividad de las personas que los padecen, es decir, de los costes indirectos (aproximadamente 260 billones).

Por todo lo expuesto hasta ahora, en particular, por la gran cantidad de personas pertenecientes a la población económicamente activa que se ven afectadas, puede decirse que los problemas de salud mental constituyen uno de los nuevos retos a los que tiene que hacer frente del mercado de trabajo. Si bien sigue siendo un tema estigmatizado, su visibilidad, sobre todo en el lugar de trabajo, ha aumentado de manera considerable.

A pesar de la importancia del fenómeno, las causas de las enfermedades mentales no han sido estudiadas en profundidad. Es por esto por lo que, además de las consecuencias de los problemas de salud mental, sobre todo en lo que se refiere a la capacidad laboral de las personas que las padecen, también es necesario analizar sus causas. En este sentido, el lugar de trabajo juega un papel fundamental ya que es uno de los lugares donde el trabajador pasa una gran parte de su tiempo y puede ser, en determinadas ocasiones, el motivo de la aparición de problemas de salud mental.

En general, las enfermedades mentales, en particular aquellas más graves, como puede ser la esquizofrenia o la depresión grave, no tienen por qué tener su origen en el lugar de trabajo, sino que pueden derivar de otras circunstancias personales y socioeconómicas, como, por ejemplo, la genética o los problemas familiares 9 . Sin embargo, la tendencia se invierte en el caso de las enfermedades mentales de menor entidad como la depresión leve. Los expertos apuntan que en una gran parte de las ocasiones su aparición está relacionada con los riesgos laborales, en particular con el estrés laboral 10 . Es por esto por lo que la OMS señala que uno de los retos futuros a los que tenemos que enfrentarnos consiste en entender el impacto de las enfermedades mentales relacionadas con el trabajo 11 .

En este contexto, el objetivo del presente estudio consiste en analizar si, y, en su caso, en qué medida, la digitalización del mercado de trabajo es una de las causas que determina el constante aumento del número de trabajadores con problemas de salud crónicos, en particular, con problemas de salud mental 12 entendidos en sentido amplio, es decir, tanto trastornos o enfermedades mentales de naturaleza más grave (mental disorders) como los trastornos psicológicos (psychological distress) más leves.

2. NTIC y riesgos psicosociales

Uma experiência inovadora de pesquisa jurídica em doutrina, a um clique e em um só lugar.

No Jusbrasil Doutrina você acessa o acervo da Revista dos Tribunais e busca rapidamente o conteúdo que precisa, dentro de cada obra.

  • 3 acessos grátis às seções de obras.
  • Busca por conteúdo dentro das obras.
Ilustração de computador e livro
jusbrasil.com.br
24 de Janeiro de 2022
Disponível em: https://thomsonreuters.jusbrasil.com.br/doutrina/secao/1188258155/6-el-impacto-de-la-digitalizacion-del-mercado-de-trabajo-en-la-salud-mental-de-los-trabajadores-5-la-conciliacion-y-la-salud-del-trabajador-ante-la-cuarta-revolucion-industrial